Efecto cautelar de la solicitud de suspensión de deuda tributaria

Recientemente, el Tribunal Supremo, en sentencia de 27 de febrero de 2018, parece dar por zanjada una cuestión de extraordinaria importancia para los contribuyentes y un caballo de batalla en la lucha habitual con las Administraciones tributarias, sobre todo local, autonómica, pero también estatal.

La cuestión planteada es, si solicitada por el obligado tributario, la suspensión de la ejecución de una deuda tributaria que ha impugnado, en vía judicial, o ante órganos económico-administrativos, o incluso, en el mismo recurso de reposición ante la Administración autora del acto, puede la Administración, sin resolver y notificar previamente la solicitud de suspensión, dictar providencia de apremio y continuar con los embargos y actuaciones ejecutivas.

La solución a este asunto es absolutamente esencial pues de otro modo se hacía en muchas ocasiones insoportable económicamente a los ciudadanos el mantenimiento de los recursos, ante la voracidad ejecutiva de la Administración. Como siempre, el efecto pernicioso, beneficiando a los contribuyentes con capacidad financiera, frente a los menos capacitados.

El Tribunal Supremo en la citada sentencia, reiterando ya el posicionamiento de anterior STS de 28 de abril de 2014 resuelve que “la Administración no puede iniciar la vía ejecutiva en tanto la decisión sobre la suspensión penda de los órganos económico-administrativos. Lo mismo cabe decir en los supuestos en que la solicitud de suspensión se produzca en vía judicial”, con lo que habrá que esperar el Auto resolutorio.

Obviamente, se trata de una cuestión que requiere la correcta y adecuada actuación de un profesional de la Abogacía.

Otros Artículos

Leave A Reply